Liceo y Los Caciques jugaron un amistoso en Boulogne Sur Mer

Deportes 15/05/2021 Por Redacción
Se realizó un encuentro entre internos de ese complejo y jugadores del plantel superior de Liceo Rugby Club, en el marco del programa Rugby e Inclusión que se lleva a cabo en distintas cárceles del país.
IMG-1619

Santa Rosa Banner 1

Los Caciques, el primer equipo de la provincia conformado por personas privadas de libertad, recibieron a integrantes del plantel de Liceo Rugby Club para compartir una práctica deportiva formal en contexto de encierro y en un ambiente de entera camaradería.

“Este tipo de jornadas permiten no solo mejorar las técnicas y tácticas propias del rugby sino también educar en valores, realizar un trabajo social con las personas privadas de la libertad y sus familias, acompañarlos en su reinserción una vez que salgan del complejo, ya sea con la búsqueda de empleo o con sus estudios”, afirmó Memo Seguí, head coach de Los Caciques, equipo que cuenta con 320 jugadores distribuidos entre todos los penales de Mendoza y en el penal federal.

Emiliano Gardonio, entrenador y capitán de la Pre B y Desarrollo del plantel superior del Liceo, agradeció la oportunidad de sumarse al proyecto y destacó el espíritu de compañerismo presente entre los internos. Además, manifestó que estas actividades rompen barreras, ayudan a eliminar estereotipos y prejuicios y son procesos de aprendizaje mutuo”.

TE PUEDE INTERESAR

Captura de Pantalla 2021-04-06 a la(s) 08.45.39 - Under AgencySe realizó una clínica de scrum en Mendoza

La creación formal del Área de Deportes dentro del Servicio Penitenciario ha permitido fortalecer las prácticas deportivas como una herramienta más para profundizar la resocialización de las personas privadas de libertad.

Este programa, nacido con el nombre de Rugby e Inclusión, se inició a principios de 2016, bajo el mismo modelo implementado en Buenos Aires con el equipo de Los Espartanos.

A través del deporte, lograron bajar significativamente no solo la reincidencia sino también la conflictividad y la violencia intramuros de aquellas personas que, estando privadas de libertad, formaban o habían formado parte del equipo.

Por último, al finalizar el encuentro, se intercambiaron emocionantes palabras de agradecimiento y se entregó un presente por parte de los reclusos para quienes los visitaron y los hicieron vivir un “pequeño instante de libertad”.  

Te puede interesar